sábado, 6 de octubre de 2018



VELEROS Y METÁFORAS



El mar y su constancia.
La mano y el afán de la escritura.
Los dos en ese empeño por negarle
su amenaza al abismo hasta llenarlo
de peces negros, jibias
como palabras que emborronen una
por una con su tinta
sus páginas saladas, su vasta soledad.

Azul, azul, azul, el mar oculta
su horror con la insistencia de su caligrafía.

Por el renglón del horizonte cruzan
veleros y metáforas.


                                                                              de Copa de sombras. 2009

sábado, 22 de septiembre de 2018

DEFENSA DE LA CIGARRA




                Resultado de imagen de cigarras imagenes


                        DEFENSA DE LA CIGARRA

                     La cigarra bien sabe
                    que insistir en la dicha puede ser
                    motivo de sospecha. Y se disfraza
                    de soledad, apenas
                    si mosca de la sed, ácaro acaso
                    de las escolanías que no supo
                    otra miel que el tañido y se recata
                    por guardarse del asco de sus vísceras,
                    su conjunción de larva,
                    porque un chantre, de niña, le dictó
                    la frecuencia del péndulo,
                    ese salmo en hebreo que repite
                    cuarenta veces siete que, sin duda,
                    la virtud del cantor está en su ausencia.

                     Las hormigas la ignoran.
                    Andan sólo al recaudo de la borra,
                    la minucia del heno
                    y repasan sus tablas cada noche
                    de trigonometría
                    para hacer profesión de su avaricia.

                    Que no me venga Forel alabando
                    la migaja de su misericordia.
                    Bugnión narró sus guerras,
                     la ortiga de sus lábaros,
                    el rezo de su estirpe, la crueldad
                    con que arrancan sus ojos a las ninfas
                    y el diamante terrible con que tallan
                    su edad a las esclavas.

                     Condecorad mejor a la cigarra.
                     Enmendadle la fábula. Ella sabe
                     de memoria la cifra de sus élitros,
                     el sistro de su afán,
                     la crin en la que tañe
                     la dicha el estribillo
                     con que premian los dioses su abandono.
.
                      Saquead los graneros en su nombre
                     y destrozad los ábacos.
                     No habrá invierno si canta.

                                                 De  EPIFANÍAS. 2018





sábado, 1 de septiembre de 2018


  FÁBULA DE LA VIRGEN DE LOS GATOS

  En un zaguán oscuro
de la rúa do Século
guarda la Virgen de los Gatos
su pan de cera,
las sílabas agraces
de su constelación,
su tajada de lumbre.

Sin ella, el barrio habría sucumbido
a la miseria de la borra,
al salitre con que los aguaceros
azotan las vidrieras
de los conservatorios,
la casa de Pombal.

Ella asiste a los gatos
que matan los tranvías
y les promete un cielo de alacenas.

Todo a cambio del celo,
la devoción de su vigilia,
la llama con que alumbra
el quehacer de su dulce
misericordia si visita
de noche los tejados, si socorre
los palomares en su asombro
o ceba los candiles
de las boardillas más menesterosas.

Los gatos la cortejan
por el perfil sonámbulo del Chiado,
la salvan del acecho de las gárgolas.
Y si el diablo, acaso, sacudiera
el árbol tan terrible
del pararrayos, ellos
la sacarían del mundo por la blanca
gatera de su plenilunio.

Cuando los gatos de la rúa mueren
dejan sus ojos en ofrenda
para hacerle un collar
agraz y luminoso
como las cuentas de una letanía.

De Epifanías.Pretextos 2018

lunes, 4 de junio de 2018

LA ESPAÑA DE LA RABIA Y DEL IKEA


La España de la rabia y de la idea,
cristiana y patria, y libre, y grande, y una,
ha dejado de ser Fuenteovejuna
para venderse a cachos en Ikea.

España a un tiempo taifa y europea.
España a un tiempo mucha que ninguna,
infesta por corrupta y sin vacuna,
sangre a la vez y vino en la pelea.

Vieja leona, ciega ya y sin uñas,
que se da por un cuarto al pregonero
y niega su desgracia en Cataluña.

Patria sin nombre, esclava del dinero,
dejándose robar por la garduña
de la politicalla y el banquero.

Lo sabe el mundo entero.
Si era la España negra de Rajoy,
con Pedro Sánchez aún más negra hoy.