lunes, 19 de agosto de 2019

VIDAS QUE NO FUERON





                                                                                                   José A Ramírez Lozano

   

   VIDAS QUE NO FUERON

    Hay vidas que no fueron vividas a su tiempo
y han dejado un vacío sin vivir
que tiene su tamaño entre los vivos,
 que delata su ausencia.

   Ese fiscal sin plaza que frecuenta de noche
la subasta de las estilográficas
y se olvida del nombre cuando puja,
porque no tiene nombre, porque no tiene más
que el hueso de una sílaba,
 y un carrete en que ovilla el perfil de su talla.

 O ese afilador que toma el tren en Cangas
con un billete numerado cuyo asiento no existe,
porque no hay tren en Cangas
ni cementerio en Sila, a donde va
cada noche a poner una glicinia
en la piedra sin nombre del hijo que no tuvo.

 O esa monja del sueño
que pronuncia su nombre en mitad de la salve
para ser en la música
 y el coro lo descubre sobre la partitura
como una nota vana de silencio,
 ese cerco de ausencia y humedad
que precede al suspiro, al tacto de la carne.

Hay vidas que no fueron vividas y de noche
toman cuerpo en las sombras y frecuentan
las vidas que los hombres descuidan cuando duermen.

Besan entonces con sus labios,
calzan sus mismos pies, muelen café, vomitan.

Y si acaso en la noche un hombre tose,
se desvela y orina,
ellas salen huyendo de su propio extravío    
 para arrojarse, ciegas,                                
en ese mar de fiebre, espejo de la nada.      


                      De La sílaba de ónice. Premio Fray Luis de León. Próxima edición..







sábado, 29 de diciembre de 2018

CODICIAS

               
Resultado de imagen de imagenes de reyes magos

 Saben, Elvira, que eres tú la dueña
y todos lo codician.

 Acuden los tetrarcas de Judea
y te tientan con diademas de sal,
con virutas profanas del oro de los mártires,
con pulgones de ónice,
con un sistro que ahuyenta la luna de las parcas
y el acecho de las conjuraciones,
con un tarro de escamas vestales de luciérnagas
al que acude a beber
el pájaro de fuego las noches boreales.

Pero tú no lo cambias por nada de este mundo.

 Caravanas de Adén llegan para ofrecerte
un álbum de suspiros,
un quitasol de mica con las plumas de un ibis,
y cuarenta elefantes cargados con incienso
de Gardefán y púrpura de Elisa.

Pero tú no lo cambias por nada de este mundo.

 Por el mar de la China arriban mercaderes
que te ofrecen a cambio
un tigre de Ceilán con sus ojos de ágata
que se devora y vuelve a nacer de su sombra,
una esponja de seda en la que cabe el mar,
siete esclavos filólogos que conocen las lenguas
ya perdidas del mundo,
y un candado de jade que paga a quien lo abra
con la resurrección.

Pero tú no lo cambias por nada de este mundo.

 No valen todos juntos lo que ese perfume
que existe sólo porque tú lo piensas,
que huele sólo si lo nombras tú.


                                        De La sílaba de Ónice  (Inédito)






domingo, 25 de noviembre de 2018

EL ABUELO DE DIOS



Resultado de imagen de dios imagenes  siluetas


                     Dios tiene un abuelo aún más eterno                    
               que se sabe el olvido, que perdió la memoria,
               que anda por el mundo madrugando
               y que lleva la cuenta de las hormigas muertas
               y los lunares de las mariquitas.

                 El abuelo de Dios tiene una llave
                para guardar la tierra de sus propios demonios,
                que le roban los verbos mientras le reza al nieto
                y que él luego castiga sin tentar una noche
                o a escribir una plana con sus uñas,
                tan negras ya de la caligrafía.

                 El abuelo de Dios no sabe nada
                 de si es trino o si no, si es que ha nacido
                 de sí mismo o del sueño de los hombres.
                 Pero es dueño del bosque de los salmos,
                 de las minas de arroz, de las pipas peladas.
                 Y sonríe cuando ve
                 pasar las caravanas de camellos  
                 por el ojo pequeño de la aguja.

                  Yo soy más del abuelo.
                 Él para perdonar nos da el olvido.

sábado, 6 de octubre de 2018



VELEROS Y METÁFORAS



El mar y su constancia.
La mano y el afán de la escritura.
Los dos en ese empeño por negarle
su amenaza al abismo hasta llenarlo
de peces negros, jibias
como palabras que emborronen una
por una con su tinta
sus páginas saladas, su vasta soledad.

Azul, azul, azul, el mar oculta
su horror con la insistencia de su caligrafía.

Por el renglón del horizonte cruzan
veleros y metáforas.


                                                                              de Copa de sombras. 2009

sábado, 22 de septiembre de 2018

DEFENSA DE LA CIGARRA




                Resultado de imagen de cigarras imagenes


                        DEFENSA DE LA CIGARRA

                     La cigarra bien sabe
                    que insistir en la dicha puede ser
                    motivo de sospecha. Y se disfraza
                    de soledad, apenas
                    si mosca de la sed, ácaro acaso
                    de las escolanías que no supo
                    otra miel que el tañido y se recata
                    por guardarse del asco de sus vísceras,
                    su conjunción de larva,
                    porque un chantre, de niña, le dictó
                    la frecuencia del péndulo,
                    ese salmo en hebreo que repite
                    cuarenta veces siete que, sin duda,
                    la virtud del cantor está en su ausencia.

                     Las hormigas la ignoran.
                    Andan sólo al recaudo de la borra,
                    la minucia del heno
                    y repasan sus tablas cada noche
                    de trigonometría
                    para hacer profesión de su avaricia.

                    Que no me venga Forel alabando
                    la migaja de su misericordia.
                    Bugnión narró sus guerras,
                     la ortiga de sus lábaros,
                    el rezo de su estirpe, la crueldad
                    con que arrancan sus ojos a las ninfas
                    y el diamante terrible con que tallan
                    su edad a las esclavas.

                     Condecorad mejor a la cigarra.
                     Enmendadle la fábula. Ella sabe
                     de memoria la cifra de sus élitros,
                     el sistro de su afán,
                     la crin en la que tañe
                     la dicha el estribillo
                     con que premian los dioses su abandono.
.
                      Saquead los graneros en su nombre
                     y destrozad los ábacos.
                     No habrá invierno si canta.

                                                 De  EPIFANÍAS. 2018