domingo, 28 de diciembre de 2014

PAISAJE TRAS LA BATALLA


                                                                                                                JA Ramirez Lozano   

              

                  Cautiva, como el mar, de su impotencia,
                la soledad reclama
                para sí el territorio devastado
                de la memoria y vuelve devota al sitio mismo
                donde tuvo el amor la dicha de su instante.

                 Más allá del amor
               no hay otro amor que su derrota, pero
               nada fuera el amor sin su paisaje,
               sin la herida que queda pronunciándolo.
               Nada más que su ausencia lo define.

                 Amar después de amar,
                a espaldas de ese tiempo que fue el nuestro.
                Castigar a la lumbre con el fuego
                para así más amar, sin advertir
                que el Amor es quien ama por nosotros
                y que somos, amor, su propia deuda.



                                                                                  De   Copa de sombras. 2009

lunes, 22 de diciembre de 2014

LUZBEL





                El agua mansa y verde
              de los abrevaderos
              tienta con su reclamo
              la sed.
                         Bajan del cielo
              arcángeles impuros
              que alborotan la siesta
              y se bañan desnudos,
              seguros de su bella
              tiranía.
                            No saben
              que existen los caballos,
              que apronto acudirán
              sedientos los caballos
              y no les quedará
              más que admitir su turbio
              pecado de soberbia.

              ¡Nadie como el caballo!
              Se escuchará una voz.

               Y, ciegos, los arcángeles
              huirán precipitándose
              de nuevo en las tinieblas.


                                                                      De Azogue impuro. 1996.

viernes, 5 de diciembre de 2014

ANTÓLOGOS



                 Resultado de imagen de la balsa de medusa imagenes

                       
                        Tenía la obsesión de perseguirse
                      y se buscaba en las antologías
                      para castigo de sus propios males.

                       Como el pobre jamás daba con él
                      pensó, como Noé, que lo mejor
                      era ponerse a predicar diluvios
                      y construir sin más su propia nave.

                       En ella puso dos de cada especie,
                      poetas diferentes que salvasen
                      la fauna tan distinta con que puebla
                      Dios las siete provincias culturales.

                        Se crecieron las aguas y hubo muchos,
                       demasiados Noés, malos poetas
                       que por salvarse del diluvio inventan
                       su propia balsa de Medusa y pasan
                       por polizones generacionales.

                                                                   Inédito.


domingo, 2 de noviembre de 2014

PATRIA






                        Virtud la de mi lengua
                       que da cuerpo a mi voz y hace que en ella
                      se contenga lo dicho sin más peso
                      que el aire en que se tiene.

                          Heredad de las sílabas
                       donde me va la vida,
                       ajena ya al vivir, ensimismada
                       consigo de nombrarme
                       para ser siendo apenas.

                         Arráncame de mi,
                        búscame patria en ti, dame un pronombre
                        que me cumpla y haré
                        que me borren del mundo
                        mezquino de las cosas;
                        que, tan muda, la Muerte
                        me tenga que nombrar para matarme
                        sin saber que con eso lo que hizo
                        fue salvarme la vida.


                                                                         de Copa de sombras. 2009,

martes, 16 de septiembre de 2014

DON SISENANDO CUENDA






                 DON SISENANDO CUENDA

                  Debajo del olivar
                hay un muerto miserere
                que no quiere
                que lo levanten jamás.

                  Don Sisenando, el difunto,
                 daba clases de latín
                 cuando estaba en este mundo
                 y ahora que ya no está
                 hace raíces cuadradas
                 y se quiebra la cabeza
                 con ellas para olvidar.

                  Saliva de verde oliva,
                 musgo de su faltriquera,
                 se asusta si escucha gente
                 pasar por la carretera.

                  -A mí dejadme a la sombra
                 de esta oliva, camaradas.
                 Tengo una muela picada
                 y ya no puedo pagar
                 más que con plomo y el plomo
                 nadie lo vuelve a acuñar
                 siendo como ha sido el precio
                 maldito de cada bala.

                  Don Sisenando entretiene
                 su eternidad con los trenes
                 tan terribles del crepúsculo
                 y bajo las barbecheras
                 pasa las noches enteras
                 pastoreando el molusco
                 negro de su calavera.

                  -Yo no quiero
                 ese cáliz de alpechín
                 que un ángel aceitunero
                  cada veinte de febrero
                  baja a traerme. No. A mí
                  dadme el olvido, esa patria
                  sin himnos ya ni banderas
                  en donde la primavera
                  no me vuelva a sonreír.

                   Don Sisenando no quiere
                  ni responsos ni laureles.
                  Que la bala fratricida,
                  aquella que lo mató,
                  se la cambió a las hormigas
                  por un granito de arroz.
  

                                                  De Vaca de España. 2014



miércoles, 23 de julio de 2014

MAR DE IBRIS





                                           Igual que las palabras para ser necesitan
                                       sonar en el silencio porque sin él los labios
                                       nunca le arrancarían al aire sus aristas,
                                       yo necesito el mar para afianzarme en esta
                                       certeza de mi reino, territorio que día
                                       tras día le conquisto a su ciega inclemencia,
                                       a la hueste salobre de sus acantilados.

                                        Sé bien que soy tan sólo lo que ellas me dejan,
                                       aguas de sal y yodo, marejada que marca
                                       los límites precisos de Corambo y definen
                                       la palabra más mía, mi única heredad.

                                        El mar como un oscuro cetáceo muge tierno
                                       batiéndome la costa, pronunciando el anillo
                                       sonoro de este nombre que me contiene, dueño
                                       de todo cuanto encierra, talismán de sus cales
                                       que crece como un témpano contra el azul profundo
                                       que lo proclama, hijo del mar, Corambo, envidia
                                       de las constelaciones que ciñen mi corona.


                                                                                                          Corambo, 2007



lunes, 23 de junio de 2014

ÁLBUMES


                          
               
                                  De chico me pensaba
                                que la Muerte era un sueño
                                remoto que vendría
                                siempre por el futuro.

                                  Ahora sé bien que no.
                                 Que la Muerte, muchacho,
                                 se agazapa en las fotos
                                 como de la familia.

                                  Igual que el basilisco,
                                 quien mata es el pasado,
                                 la memoria, el veneno
                                 en que abrevan mis ojos.


                                                                              De Razón de la impostura. 2003.

domingo, 1 de junio de 2014

TÉMPANOS DE SOMBRA

 

                                                                                       J.A.Ramírez Lozano



                           Nunca es la luz, muchacho, la que inaugura el mundo.
                        El sol no se aposenta jamás sobre las cosas
                        si antes no las nombras. Mucho antes, quizás
                        antes, tal vez, que el tiempo, las palabras ya estaban
                        acechando en su oscura consistencia, esa leve
                        trabazón que las sílabas tejen en tiritaña,
                        hilo sin voz aún, diapasón de su atisbo.

                          Dios mismo no era más que esa trama nutricia
                         en que aún se sostiene. Nada es Dios y lo es todo.
                         Si una voz no lo invoca nada es Él mas que el copo
                         de su nada. Dios cabe como un hilo en su ovillo
                         y sólo la plegaria de sus fieles le tejen
                         este velo de lumbre detrás del que se oculta
                         esa tela de araña de su divinidad.

                           Jamás delatarán los mapas esas islas,
                          apenas territorio, que la proclividad
                          de tu lengua inaugura tan sólo con nombrarlas.
                          Son témpanos de sombra, esquifes de una oscura
                          certeza contra la que se estrellarán los buques
                          de las premoniciones, esa torpe almadía
                          con que el hombre aventura su dicha más allá
                          del reino de los dioses, de su negro arrecife.


                                                                               De Corambo. 2007.




lunes, 26 de mayo de 2014



                                          
                                                El infante Toletano,
                                            como era tierno de piel
                                            y dulce como la miel,
                                            no soportaba el verano.

                                             Siempre a la sombra sudando
                                            por más que siete moriscos
                                            cada cual con su abanico
                                            sudaran abanicándolo.

                                             Tanto sudó que de tanto
                                            sudar el pobre acabó
                                            sus días hecho un charquito,
                                            derretido del calor.

                                               Los reyes, desconsolados,
                                             lo enterraron en un frasco
                                             de perfume de Dior.

                                                                               De  Los visigordos. 2000.


miércoles, 14 de mayo de 2014

TENTACIÓN


                              


                           Mira si es sabio el Señor
                        que nos quita los pecados
                        y deja la tentación.



                                                                     De Vaca de España. 2014

jueves, 1 de mayo de 2014

OSCURA TRASHUMANCIA




                                                   La Muerte tiene aquí
                                  su palomar pequeño.

                                   Yo he visto a las muchachas
                                  desgranarle un ramito
                                  de avena loca.
                                                         ¡Oh, sí!
                                   Yo he visto a las hormigas
                                  ofrecer su migaja
                                  de luto para ella.

                                   Y escucho cada noche,
                                  terrible, su zureo.


                                                             De Oscura trashumancia. 1997.

jueves, 24 de abril de 2014

EL CANDADO DE ORO





             El candado de oro. José A. Ramírez Lozano. Ed. Edelvives. Abril 2014.

jueves, 17 de abril de 2014

VACA DE ESPAÑA



                                    

                                                         
                                                             I

                                           Era una vez una vaca
                                        que en su piel traía pintado
                                        el mapa negro de España.

                                          Vaca enorme y singular,
                                        ponía los cuernos en Francia, 
                                        su boñiga en Portugal.

                                         Vaca sola que pastaba              
                                        la grama de esta heredad
                                        patria de los cementerios

                                        y amamantaba a sus muertos 
                                        con leche verde de ortigas,
                                        flor de la envidia
                                        y maldición de los huertos.

                                           Y sí mugía
                                        -¡maldita vaca!-
                                        partía en dos la cruz           
                                        de Caravaca.


                                                     II

                                          En mitad de las tumbas
                                         hay un pozo de lágrimas.

                                           La vaca abreva,
                                         enorme como el mundo,
                                         paciente y negra.

                                           Y los difuntos
                                         -que le envidian la sed-
                                         sueñan lampreas
                                          y sanguijuelas verdes
                                          y se pelean
                                          por las flores tan tiernas
                                          del culantrillo.

                                           Cantan los grillos
                                          y en la noche de España,
                                          ciega y eterna,
                                          el agua de los pozos
                                          sueña en vano con ser
                                          mañana acequia.

                                           Que sólo es ella
                                          un agua de responsos,
                                           salada y negra.

 
                                                   III

                                            Esta vaca pace
                                          mientras los difuntos
                                          requiescant in pace.

                                           Esta vaca muge
                                         cuando escucha el llanto
                                         de los andaluces.

                                          Y, a veces, cornea.
                                         Y, a veces, de noche,
                                          embiste y capea.

                                           Yo he visto a la Muerte
                                          subida a las tapias
                                          como una manola
                                          arrojarle flores
                                          de felpa y cizaña
                                          -flor negra de España-
                                          y de avena loca.


                                           Besadle la boca,
                                         que no muja más.
                                         Que no abreve más
                                         agua de responsos.

                                           Sacadla a pastar
                                          la flor de los campos
                                          de la libertad.

                                  
                                                            De Vaca de España. 2014.




viernes, 11 de abril de 2014

INCIENSO Y PLATA de María Sanz



                                     



   Sin que se sepa. Así, con la elegancia clásica de una Sevilla clara y profunda a un tiempo, aparece de vez en cuando un libro de poemas como  Incienso y plata. María se sacude el ripio pregonero y acomete la semana de Pasión con la emoción contenida y la enjundia teológica propia de un poeta de la más noble tradición sevillana. Abtenerse pregoneros. Aquí no hay voces, sólo palabras.

EL DUEÑO DEL ECLIPSE. Santos Domínguez

                                               


     El dueño de la imagen, sin duda. Nadie como Santos Domínguez ha sido capaz de construir un poema casi galáctico con ellas. Tan onírico y, a la vez, reflexivo y profundo; nada de chiribitas metafóricas. Santos quiebra sólo la sintaxis de lo semántico para alucinarnos. Y todo sin descarrío, orquestado en una sinfonía métrica que ambiciona lo cósmico y deja en el oído el regusto de una emoción. 

martes, 1 de abril de 2014

ZAMBRANO

                                               Portada del libro Lo Que Dejó La Lluvia 
  Aunque ya en Apócrifo de marzo Zambrano había logrado entramar sus dos hilos anteriores, tradición e innovación, en Lo que dejó la lluvia el texto es un hermoso lienzo. Y no digo sobre el que se borda porque José Antonio es un poeta de costuras interiores. No hay pirotecnia cromática en sus imágenes; siempre se rematan con sorprendentes quiebros y conceptualizaciones éticas. Es, además, un libro discursivo con Edinda por medio como interlocutora, la Edinda de sus canciones. Ya digo, sin la presión de entonces, en Lo que dejó la lluvia hay un diálogo entre el sometimiento verbal y la levedad lírica que hace de su conjunción un gozo. Enhorabuena, amigo.

viernes, 21 de marzo de 2014

VELEROS Y METÁFORAS




                                                                                     JA Ramirez Lozano



  El mar y su constancia;
l a mano y el afán de la escritura.
Los dos en ese empeño por negarle
su amenaza al abismo hasta llenarlo
de peces negros, jibias
como palabras que emborronan
una por una con su tinta
sus páginas saladas,
su vasta soledad.

 Azul, azul, azul, el mar oculta
su horror con la insistencia de su caligrafía.

 Por el renglón del horizonte cruzan
veleros y metáforas.


                                     De Copa de sombras. 2008.

lunes, 10 de marzo de 2014

NOGALES, Reserva de lo pequeño.




            Afortunadamente aún quedan pueblos a trasmano de las autovías que, sin privarse de sus ventajas,disfrutan del amparo de la naturaleza y del rincón de su historia. Nogales es uno de ellos. Nogales sorprende, por desapercibido, al viajero que llega con los ojos llenos de postales marchitas, caducadas yapara el asombro. Ojos que viven cada vez más de la reserva de lo pequeño que este pueblo esconde.
 En Nogales, la Tierra de Barros se torna pintoresca. La besana, aburrida ya del horizonte de viñas que arrastra desde el Guadiana, da de pronto en el umbral de la dehesa, replegándose en sierras como la de Monsalud o Mariandrés. O abriéndose en un valle rivereño .cuyas aguas, ese hilito de limos de sus aguas, se ovilla hace tiempo en su pantano lo mismo que una enorme alcancía.
  De unos años acá, este valle se ha vuelto manso como una vaca enorme echada junto al abrevadero de sus aguas. Un animal vivo que se deja recorrer la pelambre de sus encinares por rutas y senderos que abrió la curiosidad para el disfrute de lo mínimo. La sima de la Mina, las plantas medicinales de Mariandrés, el alcornocal de los Doce Apóstoles, la buitrera, las ruinas del lavadero de lana de la Mesta, son algunos de sus atractivos.
  Y sobre la testuz del cabezo, derramándose arrebatado, el pueblo. Un pueblo pequeño, a la medida de lo menudo que predicara Azorín, con su puente medieval, con su fontanilla, con su pequeña industria. Y hecho todo él un filo de cal ladera bajo, un filo largo con que cortar la adversidad de los tiempos.
   Arriba, el cerco del castillo con su iglesia. Un mirador envidiable que es toda una meditación. Los pueblos debieran estar en alto para poder contemplarse en su propio paisaje. Un pueblo sin perspectivas, plano, es un pueblo huérfano de sí mismo. Por eso, Nogales goza también de un cementerio con vistas. Sí, pequeño y envidiable, marino casi, como aquel de Valery, desde el que se avista la eternidad.
  Visítenlo esta primavera; se convencerán.



                                                                     

lunes, 3 de marzo de 2014

COMO EL QUE SOPLA


                                
                                  Como el que sopla una
                               y otra vez sobre el fuego de la herida
                               y hace un gesto furtivo de dolor
                               socorriendo su propio desamparo,
                               de ese modo también
                               soplo yo cuando escribo
                               sobre la tinta fresca,
                               porque coagule a tiempo
                               dando así consistencia
                               a esa negra postilla de la silaba,
                               umbral de la palabra,
                               isla hija del daño y sustantiva
                               en que fundo mi única heredad
                               y bajo cuya costra
                               -coral o sangre acaso-
                               se oculta el pecio enorme de la nada,
                               esa herida abisal en que mana el silencio.


                                                       De  Copa de sombras 2009


miércoles, 19 de febrero de 2014

CANCIÓN OCULTA


           


                Escucharla escondida.

              Sentirla en la espesura
             sin saber otra cosa
             del ave que su canto.

               Y que la noche impura
              jamás pueda callarla.

               Y que el arquero sólo
              le dé caza en sus sueños.


                                           De Razón de la impostura. 2003

lunes, 10 de febrero de 2014

A VECES UN FULGOR






                    A veces un fulgor,
                   una luz, de repente,
                   ilumina estos campos.

                     Un relámpago no.
                   No hay tormenta en mis noches
                   sonámbulas y pueden
                   escucharse lejanos
                   los cárabos, la fronda
                   inmensa del silencio
                   amparando el acecho,
                    la vigilia del agua.

                     Este campo es el mío.
                   Campo de mi memoria
                   en el que nadie vive
                   más que yo, que recorro
                   su vasta soledad
                   mirándome en el alto
                   espejo de los sueños,
                   para verme pasar
                   conmigo entre las pitas,
                   conmigo en esos ojos
                   turbios de los pastores,
                   ciegos de los carneros
                   con la noche tan negra,

                    Esa luz repentina, ese
                   fulgor es la linterna
                   fugaz de la memoria
                   que ilumina un momento
                   el campo de la dicha,
                   el secreto del bosque
                   donde anidan mis ojos.


                                               De Oscura trashumancia. 1997

sábado, 1 de febrero de 2014

DIOSES







                                            I
                    Hay noches, largas noches
                   sin lumbre en que me empeño
                   en hacer por fin una
                   vez mía la palabra.
                   Pero nunca es el mismo
                   quien escribe y aquél
                   del que hablan mis versos.

                     Yo jamás tuve el alma
                    tan en vilo ni en esa
                    constante inspiración
                    que el poema aparenta.

                       Las palabras nos hacen
                     amar lo que no existe,
                     fingir vidas ajenas.
                     Y acaban confundiendo
                     lo escrito y lo vivido,
                     lo mismo que los dioses
                     confunden su existencia
                     con el clamor oscuro
                     de quienes los invocan.


             
                                     2

                       Con la misma avaricia
                      de esos dioses pequeños
                      que confunden su nombre
                      con la plegaria ajena,
                      aguardo a que tu boca
                      me absuelva o me maldiga.

                        Mi vida es la palabra.
                      Mi plenitud ser sólo
                      una voz en los labios
                      impuros de los hombres.


                                                            De Ofidia. 2005.